Todo emprendedor posee la natural aspiración de brillar en los mercados en función de la calidad y eficiencia de los productos y servicios que ofrece.

Esta sana aspiración lo lleva lógicamente a competir con los otros de su mismo rubro comercial, bajo el entendido que será en un plano de legalidad, ética, lealtad y cortesía profesional.

Lo que resulta reprochable es dejarse seducir por la ambición desmedida y recurrir a estrategias reñidas con las buenas prácticas empresariales, a fin de sobresalir y tener éxito sobre los competidores.

 Entre las manifestaciones más notorias de estas tendencias hacia la competencia desleal tenemos las denominadas Prácticas Anticompetitivas, que son las realizadas por un agente económico (entiéndase empresario, comerciante, industrial, ganadero, agricultor, emprendedor, etc.), con el fin de: obstaculizar, limitar o restringir de cualquier forma el acceso al mercado a otros agentes económicos, lo cual produce efectos muy negativos a la economía nacional, a los comerciantes y a los consumidores.

Las Prácticas Anticompetitivas y su influencia sobre los Emprendimientos
Tipos de Prácticas Anticompetitivas

Las más significativas son las siguientes:

1. Acuerdos entre Competidores

Son los denominados Acuerdos Horizontales y consisten en todos esos arreglos o convenios subrepticios hechos entre varios agentes económicos competidores, con la finalidad de fijar o limitar entre sí: precios; cantidades de producción; condiciones de compra y venta; ofertas económicas en subastas, licitaciones o concursos; división del mercado por territorio, volumen de ventas u otros parámetros, etc.

2. Acuerdos entre No Competidores

Son los denominados Acuerdos Verticales y hacen alusión a la deshonesta práctica mediante la cual un agente económico, en posición dominante dentro de un determinado rubro comercial, se alía para los fines indicados con otros agentes económicos que participan en diferentes eslabones de la misma actividad mercantil, pudiendo hacer uso de: convenios de exclusividad, imposición de condiciones, ventas condicionadas, etc.

3. Abuso de Posición Dominante

Cuando un agente económico unilateralmente utiliza su poder de mercado para limitar, impedir o desplazar en forma significativa la competencia, mediante: creación de obstáculos para la expansión de competidores existentes o la aparición de nuevos; disminución de precios en forma estratégica y sistemática por debajo de los costos, con el ánimo de perjudicar a los competidores; venta o prestación de servicios en una región determinada, a un precio diferente del ofrecido en otro sector territorial, con la misma intención, etc.

Todas estas conductas inaceptables, son debidamente investigadas en la actualidad por la Superintendencia de Competencia, ya sea oficiosamente o mediante denuncia, siguiendo el proceso que establece la Ley de Competencia, cuyo principal objetivo es responder eficazmente a “la necesidad de lograr una economía más competitiva y eficiente, promoviendo su transparencia y accesibilidad, fomentando el dinamismo y el crecimiento de la misma para beneficiar al consumidor”

Lo importante para alcanzar éxito y prosperidad en el buen sentido de los términos, mi estimado amigo emprendedor, es saberse conducir armoniosamente – con mucha honestidad y ética profesional – dentro del mundo de los negocios; evitando incurrir en ilegalidades o arbitrariedades que, aparte de crear enemistades y discordias con imprevisibles resultados, pueden hacerte incurrir en sanciones económicas de consideración, prescritas en la Ley de Competencia, así como en multas y otras sanciones, administrativas y hasta penales.

Al mismo tiempo, en caso de ser tú el afectado por cualquiera de estas prácticas anticompetitivas, la citada ley te franquea la facultad de denunciarlas para su investigación, corrección y sanción.

Consulta, para ello, el sitio web de la Superintendencia de Competencia donde se brinda la orientación necesaria.   

Estamos también para servirte. ¡Contáctanos!

Post publicado originalmente en Empréndete.sv  Diciembre 11, 2017.

Written by Jorge Ernesto Serrano

Jorge Serrano, Director, Serrano Jaime Consultores. Es Abogado y Notario, se especializa en Derecho Mercantil, Civil y Administrativo, Escrituración y Contratos. Procesos Sancionatorios, Contenciosos y Constitucionales para empresas, ONG's, emprendedores y familias. Asesor externo para Firmas Legales en el área de Derecho Administrativo para empresas de varias industrias. Diplomado en Estudios Bíblicos y Teológicos. Como Facilitador de Movilización Misionera ha impartido cursos en Rep. Dominicana, Centroamérica, y varios países de Suramérica.  Autor de El Surfista de Dios, Reflexiones Jurídicas, Misionológicas y otros escritos. Colabora con Empréndete.sv, Revista Derecho y Negocios y otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s