¡Socorro, el inquilino se ha tomado mi casa!

Hemos visto en los últimos tiempos una verdadera avalancha de inquilinos “morosos habituales”, que evaden hábilmente pagar la renta a base de vanas promesas, cheques sin fondos, actitudes escurridizas y hasta amenazas, ya sea directas o vedadas.

También hemos notado como ocurren verdaderas usurpaciones al amparo, real o fingido, de la delincuencia organizada. Los preocupados arrendantes buscan un abogado al verse sin salida, una vez que el inquilino se ha tomado su casa.

Resolver estos casos conlleva invertir mucho tiempo, dinero y esfuerzos varios, con poca o nula posibilidad de resarcimiento, ya que forzosamente se deberán entablar engorrosos juicios (civiles y/o penales) con resultados impredecibles.

Ante este panorama, hoy quisiera compartir algunos consejos prácticos a la hora de seleccionar un inquilino para tu vivienda. Y es que, la lección final que nos deja el mal sabor de todo lo anterior, radica en la necesidad de selección inicial – minuciosa, responsable y sobre todo sosegada – de un buen inquilino.

No se trata de confiar a la ligera en alguien o de pretender que un “buen contrato” resolverá cualquier inconveniente a futuro, ya que ninguna cláusula contractual puede evadir el proteccionismo que la ley le da al inquilino sobre el arrendatario de viviendas de viviendas y negocios pequeños, como lo planteamos en el artículo ¿Existe un plazo de gracia para el inquilino moroso?

¡Socorro, el inquilino se ha tomado mi casa!

5 aspectos a investigar de un posible inquilino

Lo recomendable, entonces, es que tomes el tiempo necesario para investigar debidamente los antecedentes de los posibles candidatos que desean alquilar tu propiedad. Te comparto 5 aspectos que te sugiero investigar de ellos:

  1. ¿Tiene trabajo y, en caso afirmativo, tiempo de servicio, sueldo y cargo?
  2. ¿Goza de la solvencia económica necesaria para garantizar el pago puntual de los cánones de arrendamiento?
  3. ¿Posee buenas referencias personales y mercantiles comprobables?
  4. ¿Tiene antecedentes penales o policiales?
  5. ¿Cuál fue su récord con respecto a pasados contratos de arrendamiento y, en especial, por qué dejó de habitar sus últimos lugares de residencia?, etc.

De existir intermediarios o agentes inmobiliarios, debes corroborar personalmente sus análisis e investigaciones, pues eres tú quien a la larga cargará con las graves consecuencias de una selección apresurada de inquilinos.

Recuerda, que por más necesidad que tengas de alquilar una propiedad, debes evitar correr hacia la primera propuesta de alquiler que se presente. Hay que tener paciencia y evitar caer en el viejo truco de la “buena apariencia”, “verborrea” o “charlatanería” de un ofertante.

Medita, investiga y confirma toda información que te proporcionen… a la larga te resultará mucho más efectivo y barato que un proceso judicial de largo plazo, el cual puede traer resultados insospechables.

Si este artículo fue de utilidad, déjanos tus comentarios. También te invitamos a seguir nuestro Blog. Contáctanos si tienes alguna inquietud sobre este tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s